sábado, 9 de julio de 2016

Germinar un hueso de aguacate

Hellouli nanazares, hoy os traigo una entrada un poco extraña, y es que los que ya llevéis tiempo aquí ya sabéis que antes tenía una sección de plantas porque me encantaban, y quiero reabrirla con una planta que me ha costado mucho tiempo germinar: un aguacate.
Ahora que están tan de moda por todas sus propiedades milagrosas y he llamado vuestra atención, comencemos con este precioso arbolito, que espero poder ayudaros y animaros a que lo criéis. (Tenéis el vídeo de cómo plantarlo al final y sus cuidados en esta entrada.) 
El aguacate en sí tiene muchísimas buenas propiedades, entre ellas es muy hidratante, tanto si nos lo comemos como si nos hacemos alguna mascarilla para la cara o para el pelo. El caso es que comenzó en mí una obsesión por esta fruta que hasta indagué para descubrir cómo poder comerme el hueso. Para mi sorpresa, descubrí cómo poder germinarlo para tener un árbol de esta especie. Y como ya sabéis, yo antes de deciros nada tengo que probarlo, aquí tenéis mi experiencia y mis truquitos para sacar adelante un hueso de aguacate. 
El aguacate sale de un árbol muy bonito con unas hojas alargadas y algo gordas con un verde espectacular. Es de clima cálido, por lo tanto hay que tener cuidado con el frío y resguardarlo en casa durante su crecimiento. Además, tarda muchísimo en germinar, os estoy hablando de una media de 5-6 meses, aunque es cierto que ya a la semana de meterlo en agua vamos a ver cómo se comienza a romper por la parte superior. 
(Aquí os he dejado una foto de cómo estuvo a los 4 meses y en el vídeo podéis verlo con 7 meses.)
Yo intenté germinar tres y sólo me salieron dos, uno simplemente tenía raíces pero nunca sacó tallo, y es que a veces no terminan de germinar. Por eso es mejor poner más de uno, ya que siempre hay tiempo de regalar el que nos sobre o no queramos. En un año se recomienda trasplantarlo a otra maceta más grande o en el jardín, quien tenga claro. (En un lugar donde no corra mucho aire y no sea frío, preferiblemente.) En cuanto al riego, todo dependerá del clima (cuanto más calor, más hay que regarla); de la tierra donde esté plantada (si tiene mucho drenaje habrá que regarla más) y de otros factores. Creo que esto es algo que se aprende con el tiempo, aunque por dar una aproximación que se pueda ajustar a casi todo el mundo diría que: las primeras semanas de trasplantarlo, regarlo dos veces por semana para que se asiente; y después una vez por semana.
Es muy importante tener un buen drenaje, de lo contrario las raíces se pudrirán rápidamente y con ellas la planta entera. 
A los míos todavía les quedan unos cuantos meses para poder trasplantarlos de nuevo. Aún así, os recomiendo que me sigáis en mis redes sociales, tales como Facebook, Instagram o Twitter, para que os enteréis de su progreso.
Y como siempre aquí tenéis el vídeo de cómo germinar un hueso de aguacate. Espero que os haya servido tanta palabrería y que os animéis a tener esta planta. Hasta el próximo vídeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus dudas o peticiones, en cuanto pueda te respondo. ¡Gracias por el comentario!