lunes, 6 de febrero de 2017

La lámpara más fácil del mundo (Con una bombilla enorme)

¡Hellouli nanazares! Hoy quería sorprenderos con mi lado decorador, y quería proponeros una lámpara súper sencilla y de tendencia. Se trata de una lámpara que solo tiene una bombilla, un interruptor y un enchufe, porque colgada del techo estaba ya muy vista ¿no? ¡Empecemos!

(Antes de nada quiero dejar claro que NO SOY ELECTRICISTA, así que los términos estarán lo más seguro mal. He intentado informarme de todo lo que he podido en internet, pero si me he equivocado en alguna palabra, me encantaría que me lo dijerais para corregirla, que me da mucho apuro equivocarme.)
Y sin más que decir, comencemos. El proceso es muy muy muy sencillo, pero tenéis que estar muy atentos y seguir bien los pasos.
Primero tenemos que tener un cable, el mío ya tenía un casquillo incorporado (porque he quitado una lámpara que tenía colgando del techo), sino lo tiene, sólo tendréis que hacer el mismo proceso que vais a ver en la siguiente imagen: conectar el cable en el casquillo, pelando el cable negro y encontrando dos cables de diferentes colores.
Ahora vamos a conectar a la luz la bombilla, para eso tenemos que conectar los dos cables a una clavija. En el extremo opuesto a la bombilla, vamos a pelar el cable negro y nos encontraremos de nuevo dos cables de colores que pelaremos los extremos así, como veis en la imagen.
Será tan fácil como desmontar la clavija y poner en cada una un cable. Es todo tal cual lo veis en las imágenes. 
Tendremos un circuito cerrado, pero eso no es lo que queremos ¿no? Queremos tener la bombilla enchufada siempre a la corriente pero poder encenderla y apagarla cuando queramos. Para ello necesitamos un interruptor. Facilísimo. Pelamos el cable negro en un punto intermedio (o donde queramos que vaya) hasta encontrar los dos cables de colores, esta vez solo vamos a partir uno para “abrir el circuito” y ese uno lo vamos a poner en los dos tornillos de nuestro interruptor una vez abierto.
De este modo, el mismo interruptor interrumpirá la corriente o no, cerrando el circuito y abriendolo cuando queramos. Así tendremos el control absoluto de la bombilla (que quedará siempre enchufada)
Y súper listo, habremos construido nuestro circuito cerrado con un interruptor para abrirlo cuando queramos. Una lámpara conectada a la corriente con interruptor muy sencilla. Mi recomendación es colgarla en una escuadra a la pared, o con un simple gancho también pegado a la pared. De todas formas esta lámpara va a quedar espectacular. Espero que os haya gustado mucho, y por favor, dejadme en los comentarios recomendaciones que queráis que haga, que me encantaría hacer todo lo que me pidáis. ¡Recordad que tenéis todas mis redes sociales arriba del blog y nos vemos el próximo lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus dudas o peticiones, en cuanto pueda te respondo. ¡Gracias por el comentario!